Tipos de hosting: ¿cuál se adapta mejor a tu proyecto?

Jueves, 2 Agosto 2018 - 4:19am
Servidores web Consultora Inusual

Un servicio de hosting te permite alojar diferentes aplicaciones que uses en tu empresa. Por lo general, estos servidores son usados para alojar la página web, plataformas online o e-commerce que desarrolles.

Estos servidores son comercializados por terceros; empresas que cuentan con la infraestructura y el personal necesario para administrarlos. Puedes tenerlos en tu negocio, pero es preferible subcontratar este servicio antes que invertir una fuerte suma de dinero en personal cualificado, infraestructura y electricidad.

Todas esas variantes juegan en contra de cualquier negocio o mediana empresa. Esas son las principales razones por la cual es mejor contratar a un outsource que ofrezca planes que se adapten a tus necesidades reales y, además, pagarlos de forma mensual o anual.

Tipos hosting más comunes

Existen diferentes tipos de servidores para hospedar tu web y cada uno está diseñado según los requerimientos que tengas. A continuación te explico para qué sirven y sus diferencias

Servidor compartido

Es el servicio más básico y barato y como su nombre lo indica, comparte espacio de almacenamiento y recursos con otros usuarios quienes lo contratan para gestionar sus servicios online.

En un servidor compartido pueden estar alojados dos o más servicios de diferentes personas o empresas y a cada uno de ellos se les permite una cuota de los recursos disponibles.

  • La ventaja es que son más económicos y también son fáciles de configurar.
  • La desventaja es que si alguno de los proyectos falla, afectará a todos los que se encuentran alojados.  

Se recomienda para almacenar y ejecutar pequeños proyectos que no requieran muchos recursos como páginas web para pequeños negocios que no posean mucho tráfico.

Servidor virtual privado

Es un servidor dividido en varias entidades virtuales que son independientes entre sí. Permiten crear espacios con su propio sistema operativo y recursos asignados según la necesidad del cliente. Podrás tener mayor acceso y libertad para configurarlo a tu gusto.

  • Su principal ventaja es que es la alternativa económica a un servidor dedicado. Además, si algún proyecto alojado en él falla, sea tuyo o de un tercero, no afectará al resto.
  • El inconveniente que tiene es que solo cuentas con recursos definidos por el administrador del servidor y, por lo general, son más difíciles de configurar y usar que los compartidos.

Un servidor virtual privado (VPS por su siglas en inglés) es usado para alojar programas o aplicaciones web, páginas web con un tráfico moderado de usuario y plataformas medianamente robustas.

Servidor dedicado

Se trata de un servidor que funciona en exclusividad para un proyecto determinado que requiera mucha potencia de procesamiento. Como su único administrador, podrás tener acceso a todos sus recursos a nivel de software y de hardware, lo que significa que también podrás gestionarlos a tu antojo.

Lo particular de este tipo de servidores es que pueden ser transformado en un servidor virtual privado o compartido para subarrendar su espacio y recursos con otros usuarios.

Este tipo de servidores se recomienda para alojar grandes proyectos, como ERP, e-commerce, aplicaciones móviles o websites con alto tráfico.

  • La ventaja es su capacidad de procesamiento y versatilidad
  • Mientras que su principal desventaja radica en el costo que tendrás que pagar por uno de ellos.