¿Qué es el growth hacking y cómo influye en el crecimiento de las empresas?

Martes, 15 Octubre 2019 - 5:26pm
Consultora Inusual - ¿Qué es el growth hacking y cómo influye en el crecimiento de las empresas?

El growth hacking es una alternativa para hacer crecer una empresa, en especial las startups que buscan ganar reconocimiento y tener éxito en el mercado con el menor costo posible.

Ese es el principal objetivo del growth hacking, hacer crecer los nuevos emprendimientos de forma vertiginosa a través de diferentes técnicas que buscan la mayor efectividad con un mínimo de inversión.

Para lograrlo, las empresas deben contar con un especialista en esta área conocido como growth hacker. Su labor es la de estudiar cada producto o servicio de la empresa para luego redefinirlos.

Tras ese estudio, se determina las tácticas growth hacking a emplear para hacer que ese producto o servicio llegue a un máximo de clientes potenciales con inversiones mínimas.

¿Es importante que aplique growth hacking en mi empresa?

Existen diferentes metodologías para lograr el mismo resultado. Una es el inbound marketing, pero con resultados a mediano y largo plazo; otra es el Account Based Marketing, con la diferencia que esta metodología se enfoca en concretar negocios con grandes organizaciones, pero enfocándose en una específica a la vez.

Si tu empresa es una startup que aún no cuenta con los recursos suficiente para hacer costosas campañas publicitarias apalancadas con un proyecto de marketing avanzado, deberías pensar en el growth hacking como una opción viable.

Pero recuerda que, como todo en marketing, nada es mágico y debes esforzarte para obtener los resultados que esperas. Te invito a seguir leyendo para conocer más acerca del growth hacking.

¿Qué es un growth hacker?

Un growth hacker se encarga de analizar el producto o servicio de una empresa para redefinirlos bajo una estrategia que genere crecimiento a corto plazo.

Durante el proceso, este talento genera una serie de esfuerzos digitales con el objetivo de aumentar el reconocimiento de la marca a través de su ventaja competitiva y así generar la mayor cantidad de leads cualificados. Y recuerda, todo con un mínimo de inversión.

Un growth hacker debe ser analítico; su trabajo se enfoca en estudiar los productos o servicios para encontrar las oportunidades más factibles de crecimiento. Para hacerlo se enfoca en:

  • Estudiar todas las acciones y actividades de la empresa.
  • Calcula cuál es el valor de ejecución de cada acción y su impacto en el crecimiento de la startup.
  • Cuántos usuarios mensualmente atraen esas acciones.

Una vez realizado ese estudio, analizará qué funciona y qué no. La idea de ese análisis no es solamente saber cuántos prospectos gana la empresa al mes, también busca potenciar las acciones que brindan resultados positivos para fortalecerlas y exprimir al máximo su rendimiento.

Un objetivo para lograr, por ejemplo, sería incrementar los índices índices de descargas de contenido gratuito y así elevar la cantidad de usuarios registrados en la base de datos con el propósito de convertirlos.

¿Qué NO es un growth hacker?

Un growth hacker es un talento con muchos conocimientos, pero no es un perfil específico dentro de una empresa. Puede ser un componente externo, alguien contratado por un tiempo determinado; o puede ser parte del equipo de marketing.

  • Aun así, un growth hacker no es un programador, aunque puede tener conocimientos básicos en programación.
  • No es un especialista en marketing digital, pero conoce la especialidad.
  • No es un diseñador de producto, aunque entiende los aspectos esenciales que define a uno.
  • No es un experto en UX e UI, pero comprende su importancia para el desarrollo de una estrategia growth hacking tomando en cuenta la página web como centro de negocio de una empresa.
  • No es un líder o especialista en ventas, aunque puede ayudar en la estructuración, redefinición o desarrollo de una estrategia comercial.

En resumen, conoce un poco de cada área, pero su foco principal es generar acciones que se traduzcan en crecimiento rápido y con el menor costo posible.

Ejemplos de growth hacking

Existen un montón de técnicas establecidas en el marketing digital que seguramente no conoces y que provienen del growth hacking.

Algunas de ellas son:

El freemium

Tal vez conseguiste un servicio en internet que te ofrece registrarte de forma gratuita para obtener un pequeño beneficio a cambio de algunos de tus datos.

La táctica del freemium es tan antigua como el internet. Google, Microsoft, Facebook, Twitter y cualquier servicio parecido que exista hoy en día la han ofrecido para apuntalar su crecimiento por años.

Un ejemplo de crecimiento exponencial usando este modelo fue el de Dropbox. En sus inicios ofrecía la posibilidad de registrarte en su plataforma de alojamiento en la nube para probarla. Tal servicio hace más de una década era una novedad y tener un alojamiento gratis en internet era una completa maravilla.

Empezabas con 2GB de almacenamiento gratis y con la opción de incrementarlo hasta los 16GB llevando a cabo algunas acciones concretas, una de ellas implicaba invitar a un número determinado de amigos.

Esta técnica de registro e invitación de usuarios para probar la plataforma le dio la oportunidad a Dropbox de convertirse en uno de los líderes en servicios basados en la nube pública.

Invitaciones exclusivas

Siguiendo con el ejemplo de Dropbox, no solo crecían por el registro de usuarios atraídos por esos 2GB de almacenamiento gratuitos, también lo hicieron a través de las invitaciones exclusivas. Nada más efectivo en marketing que hacer sentir al usuario como alguien único dándole la oportunidad de probar un novedoso servicio por invitación exclusiva.

El ya muerto servicio de correo alternativo y “ultra seguro” de Google llamado Inbox fue un ejemplo de esa táctica. Creció por medio de una invitación exclusiva, algunas enviadas directamente desde Google y otra por algún amigo cercano.

Este servidor tuvo la oportunidad de probar ese servicio a través de una invitación enviada directamente desde Google y obviamente la acepté. Incluso, fue mi servicio de correo predilecto hasta que regresé a la versión de siempre de Gmail.

Tiempo después, y tras ese crecimiento por invitación exclusiva, Inbox nos dijo adiós por el simple hecho de que no cumplió con su promesa: ser un servicio de correo seguro para los usuarios.

Gamificación

Todas las redes sociales en algún momento usaron o siguen usando la gamificación como técnica de crecimiento de usuarios.

LinkedIn es un ejemplo de ello, al mostraste una barra que nunca desaparece en la que te indica el nivel de actualización de tu perfil. Facebook es otra plataforma que usa esa técnica para mantener activa a su comunidad para recabar la mayor cantidad de información posible.

Pero Dropbox es el rey indiscutible en esta técnica porque mantiene a sus usuarios nuevos ocupados a través de diferentes desafíos que deben completar para obtener más espacio. Eso en caso de que no puedas pagar algunos de sus excelentes servicios de almacenamiento en la nube.

Pero la inclusión de juegos para la atracción de usuarios a un sitio web será siempre una técnica infalible. Gracias a ella, servicios de chat de antaño y algunos de entretenimiento dedicados al público infantil crecieron en usuarios.